Cuestión de Roles

Después de una semana agotadora, llena de compromisos, citas y reuniones sin fin, llega el viernes por la tarde. Al fin a desconectar.

Ese no fue un viernes cualquiera, fue “el Viernes”.

Llegué cansado, salí más tarde de lo habitual, era ya de noche, estaba cansado y hasta las narices de muchas cosas de trabajo y varios. Imaginaba a mi pareja regañandome de nuevo por hacer horas extras.

Al entrar me fijé, nada era “normal”. Todo estaba en silencio casi sin luz.

Entre en la sala,  casi a oscuras y ella estaba vestida de manera muy sexy, elegante, sobria. Si no fuera por sus curvas, parecería un traje de hombre.

No entendía que estaba pasando y me acerque con cuidado a ella. Y le dije en voz baja un sencillo “Hola, Qué tal?”
Me miró, como si no me conociera, como si jamás me hubiera visto y me contestó.
Hola, me llamo Daniella. ¿Te apetece una copa y algo de compañía?

Por fin lo entendí.

Seguía sorprendido, pero improvisé. Seguimos en una breve conversación y tomamos algo de vino.

Ella se levantó y me guió a la habitación, dónde me rodeo con sus brazos y me empezó a besar. Primero suavemente y después con más intensidad. Me dejó sin aliento.
Ella se estiró por encima de mi y al buscar con la mirada qué era lo que iba a coger de nuevo estaba atónito. Era mi día de suerte y no me dí cuenta hasta ese momento!

Mi pareja siempre fue muy clásica en nuestra intimidad y nunca habría pensado que me mostraría un arnés con un enorme miembro masculino. Yo siempre quise probar un cambio de rol, pero nunca osé pedírselo.

 

Y allí estaba ella con su arnés.

 

Empecé a desnudarla, ya estaba muy excitado con todo aquello. Ella sonreía con una cara picara, podía darse cuenta de cuanto había yo deseado tal situación.

Estaba muy cachondo. Ella besaba mi cuello mientras me quitaba la ropa. Y liberaba mi pene que salió casi a presión por tal erección. Ella me seguía acariciando mientras se colocaba el arnés.
No podía creerlo…

Empezó a masturbarme despacio, mientras su lengua recorría mi cuerpo, bajando lentamente con ligeros toques desde mi cuello hasta la punta de mi endurecido pene. Lo lamió con ganas y después lo introdujo totalmente en su boca. Me hizo enloquecer durante unos minutos, mientras su dedo se hacía lugar en mi ano, delicadamente, ayudando a dilatarlo con un gel.

Ella me iba mostrando nuestro juguete y lo meneaba mientras me miraba satisfecha. Y yo no podía soportarlo más. La necesitaba dentro de mi.

Me dí la vuelta mostrando mi máxima sumisión y mi disposición total separando bien las piernas.
Ella lleva toda la iniciativa, conocedora de mis ganas y de falta de experiencia, se hace con el control de la situación.

Apoyando su pene sobre mi ano, me acariciaba y jugueteaba conmigo. Sentí como empezaba a intruducirla, lentamente con cuidado. Poco a poco me acostumbre a sentirla dentro de mí y le pedí más.

Me gustaba, lo estaba disfrutando locamente y ella al oír mis tímidos gemidos empezó a empujar cada vez más fuerte y más profundo.
Jamás había conocido placer semejante, sentir su pene y sus manos sujetando con fuerza mis caderas, ella mandaba, tenia el poder.

Cada vez que ella me embestía yo sentía como mi propio pene, a punto de estallar, golpeaba mi pelvis.

No pude soportarlo, agarre mi pene y mientras ella me penetraba comencé a masturbarme frenéticamente, sabiendo que no podría aguantar mucho.

Ella sonrió y me preguntó ¿Te gusta? Con un tono cómplice y de total perversión.
Me corrí como nunca, había sido fantástico.

Mire a mi pareja con sentimiento de culpa y ella sonreía satisfecha de haber generado tal placer sobre mi. Sonreí y me abrazó.

Soy una persona muy fantasiosa y siempre quise hacer realidad un cambio de rol, pero nunca encontré quién me diera ese placer especial, hasta que conocí Felinabcn.com y me acerqué allí.

Nada es comparable a la satisfacción que nos aportan nuestras fantasías sexuales cumplidas.

Cuestión de Roles
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar