Mi fantasía con una Escort

Empezó la primavera y ya se sabe lo que se dice…que la sangre altera. Yo soy una persona a quién le gusta el sexo. Como muchas otras personas tengo deseos y fantasías con una escort.

Empezaba a ascender la temperatura y esa noche no quería volver a casa tan pronto. Tenia en mente pasarlo bien esa noche y quería buscar algún servicio profesional de escorts para distraerme unas horas y porqué no, quedar tan satisfecho como me fuera posible.

Me acerqué a un local que algunos amigos me recomendaron, había escuchado mucho sobre el lugar y fantaseaba con encontrar el momento. Y el momento llegó.

Entré y una mujer hermosa me llevó a una sala dónde varias escorts pasaron a saludar.
Aunque todas me gustaban elegí a la escort que antes capturó mi mirada.

La llamaremos Alba.
Pasamos a la habitación. Ella se mostró muy sensual y dispuesta desde el principio. Por lo que me dí el placer de pedirle el rol de chica nueva. Alba sonrió traviesa y pronto se metió en el papel.

Se acercó y comenzó a desnudarme, suavemente… Besos, muchos besos, me besaba despacio y con ternura, mientras me acariciaba. Me miró a los ojos y luego apartándolos, me dijo; Eres mi primer cliente, soy nueva en esto.

Quiero gustarte y aprender a satisfacerte.

Me impresionó, empecé a besarla como quien besa a su novieta del instituto. Con ganas, casi como con hambre.
Ella se movía acariciándome temblorosa y dubitativa. Por lo que entré al tema llevándola a la cama, era ligera como una pluma, suave y con la piel tersa.  

Me miraba, nos echamos en la cama y de nuevo comenzamos a besarnos , ya se mostraba más segura por lo que decidí ir bajando despacio para probar como sabia su sexo. Sentí que no estaba acostumbrada por lo que lo disfruté aun más si cabe, yo estaba ya muy excitado y ella parecía disfrutarlo también, se estremecía con cada paso de mi lengua por su clítoris.
Alba era divina, tenia un cuerpo de escándalo y disfrutaba locamente con todo.
Me tumbé boca arriba y ella se deslizó por mi cuerpo, lamió con entrega e implicación mis zonas más sensibles como si ella ya supiera dónde desde antes. Ya llegaba donde yo esperaba que llegara, estaba tan erecto que Alba no necesitó sus manos para entrar mi pene en su boca. Suave pero profundo, se marco un francés que me puso a mil, quería seguir con el rol de chica nueva pero no podía aguantar más!

¡Cambio de rol! Como si hubiera leído mi mente, Alba se subió encima de mi y me cabalgó primero despacio y después frenéticamente, mientras yo agarraba fuertemente sus perfectos senos , firmes y turgentes.
Adoré ver sus mejillas enrojecidas y su cara llena de pasión, lo estábamos disfrutando ambos.

Estaba por terminar pero quería verla a cuatro patas, así que le dí vuelta y la embestí con todas mis ganas, dejé ir toda mi energía con Alba, totalmente entregada y apasionada.
Entre gemidos y gritos finalmente terminamos, exhaustos y satisfechos. Alba era maravillosa y completó su papel a la perfección.

Como la mayoría de hombres, o eso creo yo, siempre fui muy fantasioso. Pero el hecho es que pienso que tener sexo con una escort es un lujo y un placer. Siempre encuentras la chica indicada para satisfacer tus deseos, con la mayor implicación, morbo y máxima excitación.

 

El poder disfrutar de las mejores escorts en Barcelona, en un local de lujo, íntimo, con estancias privadas y diferentes escorts a cada cual más bella, es una experiencia digna no solo de vivir, sino para repetir. Y de bien seguro yo repetiré.

 

Mi fantasía con una Escort
Vota este post!

Un comentario sobre “Mi fantasía con una Escort

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar